• Principessa Jackson

Un Carnaval de emociones

Tengo que hacer una aclaración antes de que inicien a leer esta historia, para que la misma, pueda entenderse un poco más. Desde mis 3 o 4 años de edad -tal vez 5- además de mi familia, solo hay una constante en mi vida: Michael Jackson; el que ahora yo sea tan fan de Jensen Ackles y Supernatural tiene que ver precisamente por Michael, porque gracias a Michael, es que me enamore de Supernatural.


Ahora, ¿porqué comencé con eso? Por que lo que no logre en vida de Michael Jackson, me propuse hacerlo con Jensen Ackles, esto es, conocerlo en persona, tener una foto con él y decirle porque lo admiro, con Michael nunca lo logre, ya fuere por la edad, por el origen humilde de mi familia y porque cuando por fin tenía la edad y los medios, él, Michael, se fue, murió, y en las puertas del mausoleo del cementerio Forest Law, en Los Ángeles, donde ahora descansa, le prometí que si algún día yo admiraba algo o alguien como lo admiro a él, entonces no perdería la oportunidad que en su vida no pude lograr.



Y en esta -espero-, no tan larga introducción, tome la decisión de que primeramente, tanto Supernatural, como Jensen Ackles, los admiraba tanto como admiro a Michael, y que valía la pena hacer locuras por el programa. Primero intente ahorrar para una Convención (aún es uno de mis propósitos más deseados), pero, entre una y otra cosa, no he podido ahorrar lo suficiente para ello. Así que decidí ver mis opciones más viables, me gusta viajar de mochila, soy mochilera, por lo que empece a convertirme en una clase de investigadora sobre Supernatural, entonces me di cuenta, que los actores principalmente Jensen Ackles y Jared Padalecki, les gustaba ayudar a la gente y realizar eventos de caridad y entre tantos de estos eventos, se haría uno en Austin, ciudad donde viven ellos, y la cual, al vivir cerca de la frontera con Estados Unidos, era relativamente fácil de llegar. Así que un día, me fui a Austin, donde conocí a Jensen Ackles y su esposa Danneel, no había iniciado el blog cuando fui, es por eso que no hay historia, pero prometo contarla tal cual, pronto.


Mi foto con Jensen, Danneel y playera del negocio de ambos (Sep 2018)


Pues aunque fue genial la experiencia de conocerlo, no charle con él-demasiado nerviosa-, y seguí con la idea de tener que ahorrar para una convención, pero la que se acomodaba mejor a mis posibilidades se terminaron los boletos y es esperar otro año para ver si lo logro.


Y entonces, tuve una noticia que me hizo gritar de emoción, Jensen sería el Rey Bacchus!! nada más y nada menos que en Nueva Orleans, por las celebraciones del Carnaval Mardi Gras. Nueva Orleans, por Chuck!!(fans de SPN entenderán la expresión) lo soñaba desde niña, era uno de los lugares turísticos que siempre quise visitar y como muchas cosas, las iba dejando, pero esta vez, no iba a ser así, pues había una razón muy poderosa para ir.


Así que estaba decidido, tenía casi dos meses para planear todo, primero: manera de llegar, hospedaje, reconocimiento de la ciudad, transporte, lugares que ver, costo, etc., todo lo que por lo general debe uno de organizar para viajar, más cuando como yo, se va de mochilazo, porque si, sería viaje de mochila. Lo más importante estaba listo: la decisión de ir.


Hable con unos muy queridos amigos que viven en Houston sobre que les parecía la idea, al principio fue el plan inicial, ir con ellos y sus hijos al Carnaval. Pero tenía que ver mis opciones, ellos ya son una familia y trabajaban, el que yo fuera era, primeramente porque quería ver a Jensen, segundo, de ir, tendría que pedir permiso en el trabajo, me toco ver en Facebook casualmente, que un conocido de la familia recién había estado Nueva Orleans, así que le envíe un mensaje para que me ayudara a reconocer la ciudad,me orientara sobre como moverme en ella y que necesitaba saber de la misma.


Sorpresa que me dijo que el vivía a una hora de Nueva Orleans, que con gusto me ayudaba, y sobre todo, me ofreció quedarme a pasar la noche en casa de el y su familia, como tengo educación, al principio le dije que no se molestara, que yo buscaba hospedaje -un hostal obviamente- ante su insistencia de que no permitiría que yo estuviera ahí y no pasara el fin de semana en su casa, acepte, y deje de buscar alojamiento, pero le comente sobre la idea de ir con mis amigos de Houston, así que le avisaría de mi decisión final.


Al final, como lo esperaba, era difícil para mis amigos ir, no porque no tuvieran las ganas de ir, o quisieran acompañarme, sin embargo las prioridades son diferentes para cada persona. Entonces, con esa decisión tomada por ellos, el plan quedaba: llegar el viernes a su casa, pasara la noche, viajar mañana del sábado, llegar a la casa de mi amigo y su esposa, conocer Nueva Orleans un poco y el domingo 3 de marzo, admirar a Jensen Ackles como Rey Bacchus, con el vuelo comprado ya ida y vuelta, ¿qué podía salir mal?


Faltando un poco menos de semana y media, yo esperaba un dinero para usar en mi viaje, pero sobre todo renovar mi pasaporte que ya había vencido, cuando me di cuenta que no me iba a llegar, llame a la Secretaría de Relaciones Exteriores y me dicen: si, su cita queda agendada para el 3 de abril - ¿qué?! Señorita, espere, no, usted no lo entiende, viajo el 1 de marzo- Y ahí empece a sentirme nerviosa, pero no tanto. Me ayudo a buscar una cita que se acomodara a mi necesidad, solo había una el 25 de febrero, pero diciéndome: se tardan de 3 a 5 días en entregárselo, ¿what the hell? Sino fuera porque febrero solo tiene 28 días eso no me habría preocupado, pero contando los días, parecía que no me quedaba tiempo, busque ayuda para que alguien lograra mínimo me llegara en tres días.


Ahora si,con el nervio a flor de piel, de tal vez no tener mi pasaporte a tiempo recibí un mensaje del amigo que me alojaría, su esposa no se sentía bien, así que con pena, me decía que no podría ayudarme en mi estancia en Nueva Orleans, ¿de verdad esta pasando esto? sin pasaporte, sin alojamiento, ¿alguien estaba poniendo agujas en un monito vudu de mi persona? Vudu, Nueva Orleans, ya saben, perdón, me sentí Dean Winchester y Sam mirándome con cara de ¡dude!. El alojamiento no me preocupaba tanto, ya encontraría donde pasar la noche y vamos, es Nueva Orleans, es el Mardi Gras, ¿acaso no estaría la ciudad despierta toda la noche? Pues, obviamente a nada de los eventos del fin de semana, no había nada que se ajustara a mi presupuesto mochilero y el plan quedo así: llegaría a casa de mis amigos, estaría viernes 1 de marzo noche y todo el sábado 2 con ellos, viajaría en la noche/madrugada a Nueva Orleans, esperando encontrar un hostal o no dormir hasta regresar el lunes a Houston.


Uf, vaya cosa ¿no? Pero realmente preocupada, el día 27 de febrero una buena noticia, por fin, mi pasaporte había llegado y realmente no tener donde pasar la noche no me preocupaba nada, ya había tenido viajes donde no había dormido o me la pasaba en una central de autobuses o aeropuerto, así que el 1 de marzo, cumpleaños de Jensen, yo iba camino a Nueva Orleans.


Como lo había planeado, me quede con mis amigos, a media noche del sábado viaje a Nueva Orleans y llegue a las 6 a.m., abriéndose las puertas de la central de autobuses no pude más que sentirme orgullosa de mi por cumplir un sueño más y estar por fin a punto de ver el Carnaval del Mardi Gras, con el bono extra de Jensen Ackles, me dirigí al barrio francés, me quede maravillada por la majestuosidad y belleza del Mississippi, con sus barcos que tantas veces leí y vi en películas y supe que estaba en el lugar correcto.


Camine conociendo la ciudad, acudí a algunos lugares donde Jensen había estado antes, tome algunas fotos y me instale en un punto de la ciudad que sin duda me hizo disfrutar muchos los parades previos al Bacchus, conocí a algunos turistas, charle con algunos fans de Supernatural que fui encontrando casualmente, me llene de regalos que arrojaban las carrozas y para cuando acorde tendía dos bolsas realmente pesadas conmigo, pero estaba feliz.


A las 3 pm, dos horas antes de que iniciara el recorrido de Jensen, inicio una tormenta, la cual nos hizo refugiarnos bajo la autopista, mojándonos un poco, pero sobre todo, descendiendo la temperatura casi 10 grados, pero nada me iba a mover de ahí, ni siquiera una alerta de tornado, Jensen prometió que todo estaría bien para su recorrido y más de una hora después dejo de llover, así que solo quedaba esperarlo.


La hora de llegada al punto donde yo estaba se había atrasado más de una hora y ya estaba cayendo en la desesperación de querer verlo. Y entonces, ahí estaba a unos cuantos metros de mí y mi cansancio y hambre se habían esfumado (solo había comido unos panecillos del café Du Monde y un café).


Pero, tanta espera y no se detuvo frente a mi, ni siquiera tome un buen vídeo, una buena foto y cargando mi mochila al hombro y mis dos bolsas llenas de regalos, me decidí seguirlo hasta mínimo lograr que me viera aunque fuera un segundo y entonces, permitan que cierre los ojos y recuerde esa loca aventura que viví por todo Nueva Orleans, de hecho, antes de continuar, denle play al vídeo del final, escuchen mis gritos, cierren los ojos e imaginen que son ustedes gritando su nombre y cuando escuchen un thank you, en ese momento el volteo a verme y me lanzo un collar y fui completamente feliz.


No lo sentí, realmente no sentí nada de dolor, cansancio, no comer, no tomar agua, de no dormir pues tuve que pasar 8 horas en la central de autobuses para volver a Houston al día siguiente, cuando llegue a casa de mis amigos y tome una ducha, mi cuerpo resintió, ardió, me había quemado por el sol, tenía ampollas en mis manos, golpes en mi cuerpo, pero nada de eso importaba, era feliz.


Cargue esas pesadas bolsas, realmente muy pesadas, por casi 6 millas ida y vuelta, dándome cuenta una vez más que los sueños cuestan y cuestan mucho, que cargamos peso que tal vez no deberíamos, pero que a veces debemos para lograr las cosas que nos hacen felices, dejando en el camino lo que se deba de dejar. Que tanto el camino como el destino tiene cosas muy bellas y que ese dolor físico y a veces mental no debe jamás detenernos a cumplir e intentar cumplir un sueño, aunque parezca ridículo para los demás y no lo entiendan nunca, pero mientras sea nuestro sueño, tu sueño, nunca debes darte por vencido para lograrlo.


Los vídeos completos y fotos los he estado compartiendo poco a poco en mi instagram

https://www.instagram.com/principessajackson/

Aquí el recorrido que hice en la ciudad, para que se den una idea de cuanto camine, falta el tramo de llegada a Mardi World, que fue la parada final de Jensen. Según mis cálculos, ese día camine una mínima de 40 kms a 80 kms máximo, porque alguno recorridos volví sobre mis pasos.



https://www.google.com.mx/maps/dir/29.9352186,-90.0618783//@29.935618,-90.0629421,19.75z/data=!4m2!4m1!3e2

9 comentarios

©2018 by Principessa Jackson, mi mundo a través de mis series, mis deportes y mi música. Proudly created with Wix.com