• Principessa Jackson

Tu eres mi corazón, tu eres mi alma

Hoy cumplo 65 días de cuarentena, solo saliendo a hacer las compras de despensa y farmacia, me paso todo el día cumpliendo con mi Home office, de 08:30 a 16:00 horas (a veces mas tiempo), la compañía de mis padres, mi sobrino y mi gato Castiel, claro, con nuestros momentos separados, aunque cumplo con mi horario de oficina, ahora todo es diferente.


Todo ha cambiado, hasta los motivos de inspiración, hemos entrado en un extraño túnel, en un momento en el tiempo en el que parece sacado de una película apocalíptica de Hollywood. Lo que hace unos meses veíamos como un argumento valido para ir al cine, en compañía de nuestros amigos, para compartir un combo de palomitas, llego hasta nuestra vida, pero sin compañía, sin pantalla, y sin palomitas.


Aunque en un tiempo algunos se negaban a la cruel verdad que nos encerraba, poco a poco, temerosos por el bienestar de los nuestros, nos fuimos alejando, algunos pudimos en un inicio estar en cuarentena, otros desgraciadamente no pueden, y algunos, siguieron sin creer a ese villano que ahora es el gran protagonista, en este hermoso planeta llamado Tierra.


Pero más allá de quien nos mantiene en nuestra casa, añorando algo que tal vez nunca valoramos, me he dado cuenta de lo que ahora en el mundo verdaderamente importa es la libertad. Esa libertad que nos hacía ir a trabajar, a reuniones, al cine, al gimnasio. Y también, a valorar lo verdaderamente importante y a los héroes reales, esos que ahora sacrifican su vida, y no solo por el hecho del riesgo que corren al ayudar a los demás, sino el que dejan a sus familias, para ayudar a que otras familias no pierdan a su ser querido, a todos ellos, los doctores, enfermeras, personal de salud y muchos más, gracias.





Ahora mismo, escucho una canción, que hacía demasiado tiempo no escuchaba, una que llegó por casualidad hoy que revisaba el correo, que hablaba con mi jefe, que sonó en la radio, que me hizo escucharla una y otra vez, hasta que entendí el mensaje, que me tiene ahora escribiendo, porque yo necesito hablarles desde mi corazón, no solo por el hecho de aumentar los lectores o suscriptores, porque sino soy sincera, sino soy yo misma, estas palabras no tendrán el impacto que me gusta tener, porque al escribir, me gusta pensar que como yo, hacen una pausa, reflexionan con lo que escribo, y cuando esto se basa en una canción, siempre espero con mucha añoranza que terminen, vean y escuchen el vídeo que les pongo, y vuelvan a leer mis palabras y su piel se erice como la mía al entender el pedazo de mi alma que comparto con ustedes.


Suelo entender las canciones hasta el momento en que ellas realmente me hablan, hace mas de un mes, fue mi cumpleaños, casualmente el canal de youtube de Michael Jackson estreno una nueva versión de Heal The World, yo hice mi propia versión con imágenes de Monterrey, pueden verla aquí, y aunque ese día sentí esa magia tan especial, no es esta la canción de la que ahora les hablo, pero les he dejado el link porque vale la pena verla y escucharla.


Ahora, escucho a Modern Talking, con You My Heart Your My Soul, por eso el título de la entrada, y como muchas canciones, los míos, los tuyos, los nuestros, los que son nuestro corazón, nuestra alma, quienes nos hacen levantarnos cada día felices, pero también a veces enojados son con quienes ahora pasamos estos días de encierro, de reflexión, de mejorar, pero también de quedarnos, también de errar, porque estamos en una cuarentena, no tendríamos porque intentar escribir un libro, ser cocineros expertos, hacer un makeover de nuestro hogar o tantas cosas que al parecer debiéremos hacer, cada uno de nosotros vive este momento de diferente manera.


Yo me mantengo sorprendida que en casa, nuestro confinamiento ha sido bueno, mejor de lo que esperaba, de hecho no esperaba estar más de una semana sin pelear con mi madre, y es increíble que en dos meses no hemos tenido una batalla épica como la que acostumbramos cada cierto tiempo, y no la deseo, pero aunque poco hemos invadido nuestros espacios, supimos llevar bien todo este tiempo juntos en familia, creo que sin duda, he tenido la suerte de que la unión que antes no tenía, el saber que corríamos peligro todos, basto para olvidarnos de nuestras diferencias y pasar momentos increíbles cocinando, limpiando la casa, pintando, haciendo nada.


Se que no todos han corrido con la misma suerte que mi familia, y saberlo, me entristece. Siempre me ha gustado rezar antes de dormir, me acostumbre desde niña, pues mi fobia a la oscuridad siempre elevo mi fe de que lo que me amenazaba en la oscuridad, era vencido por la luz de mis creencias. Así como ahora piden orar por familiares o personas que han sido afectadas no solo por el virus, sino por la situación económica que esto ha traído y por otras situaciones que nos tiene al mundo en una "pausa", creo que la fe, no en algo o alguien en particular, sino el tener fe en que todo estará bien, ayuda un poco, todo depende de cada uno.


Así, que por ahora, mi corazón, mi alma se une más a la de los míos, pero también con espacio a los que necesiten apoyo en esta situación, la canción que da vida a estas palabras, es para bailar, para disfrutar, para divertirse, siempre los mensajes llegan de una manera que es difícil de explicar, pero me gusta conectarme con el momento, con la letra, con las tonadas, pero aunque esos hilos son a veces fáciles de hilar, otras veces no se explican, tal vez hoy sea una ocasión como esa, tal vez no.


Tal vez, solo tal vez, necesites parar un poco, soltarte, y bailar, sonreír con la esperanza de que pronto esto termine por ti, por tu alma y por tu corazón.









©2018 by Principessa Jackson, mi mundo a través de mis series, mis deportes y mi música. Proudly created with Wix.com