• Principessa Jackson

Mi viaje a Cuba

Hace unos años, allá por el 2005, a principios, tuve la loca idea de conocer y recorrer parte de Cuba, esto, inspirado por en ese entonces, en mi investigación sobre la vida de "el Che Guevara", investigación que debo decir, solo fue para mi, me pase meses enteros leyendo cuanto libro encontraba sobre Ernesto Guevara, conocido en la historia mundial simplemente como "El Che".


Era tal mi interés en su vida que decidí ir a Cuba, en aquel entonces tenía un novio que apoyaba mis locas ideas y me insto a hacer ese viaje, así como a convencer a mi mejor amigo de que me acompañara, ahora que lo pienso, no le pedí a él me acompañara, ni se ofreció a hacerlo, así que en todo momento, las únicas opciones que tenía de compañía eran mi amigo y sino aceptaba, mi mochila.




Gracias al gran convencimiento de mi entonces novio, mi amigo acepto acompañarme, compre los boletos de avión y me puse a investigar lugares donde hospedarnos en Cuba. Era mi primer viaje internacional, había comprado vuelo directo Monterrey-Cuba, pero como muchas aerolíneas, no resulto tan directo, hicimos escala en México, en Merida, y en este momento no recuerdo la ciudad antes de Merida donde hicimos escala, antes de llegar a Cancún, que sería nuestra conexión final con Cuba. Mi amigo recuerda y menciona que gracias a tantos aterrizajes y tantos despegues, se volvió inmune a todo lo que te hace sentir un vuelo, claro, en su momento se quejo de tantas escalas.


Al llegar al aeropuerto de Cancún, nos acomodaron en una fila, de la cual dijeron que no nos moviéramos, mi amigo, vio que otra fila se había vaciado, me dijo que nos moviéramos, le dije que no, me tomo del brazo y me jalo a la fila, ya que él estaba desesperado de lo lento que avanzaba la nuestra; a regañadientes le dije que no era correcto, al final nos revisaron nuestros papeles, la persona que nos atendió nos señalo por donde ir, le dije a mi amigo que no era el lugar correcto, no me hizo caso, aludiendo que el chico debía tener más razón que yo, pues él trabajaba en el aeropuerto, pero nos mando al área de llegadas internacionales, y nosotros necesitábamos ir al área de salidas internacionales, así que con una sonrisa en la boca lo mire: te lo dije! -aún hoy disfruto recordarselo-.


Eso hizo que nos perdiéramos en el aeropuerto y nuestro vuelo casi salía, así que llegamos a unas oficinas donde un guardia nos atendió, en aquel entonces yo entrenaba artes marciales, un insecto voló frente a mi, el guardia movió su mano intentando atraparlo, yo reaccione y me puse en guardia por instinto, levantando la pierna y posición de ataque, él hizo lo mismo, no levanto la pierna, pero también se puso en posición de defensa, porque fue algo muy loco, ya se me hacía que me detenían por intento de agresión, cuando yo solo reaccione a su movimiento😂. Al final ambos nos dimos cuenta de lo que pasaba, me disculpe y por fin nos dijo la manera de llegar a la sala donde partía nuestro avión, en ese momento estábamos realmente lejos y el avión a punto de salir, subimos escaleras, quedando en la parte alta del aeropuerto, donde estaban las tiendas, restaurantes, etc, teniendo visión de la sala de espera del aeropuerto completa, al igual que la pista de despegue, nuestro avión era el de la última puerta de salida, entonces mi amigo hizo algo que nunca imagine ver en todo el tiempo que llevaba de conocerlo, nuestro avión estaba partiendo, él decidió correr, correr con todas sus fuerzas, correr lo que no había corrido en sus más de 30 años, pero yo, además de ver que el avión ya estaba avanzando, vi nuestras maletas juntas, fuera del avión, en la pista, las habían sacado del avión, así que solo me quede observando a mi amigo correr y gritar por todo el aeropuerto, en su corazón, el creía que todo era como en una película de Hollywood, donde el correr y gritar para que detengan tu avión hará que lo logres, fue una escena tan maravillosa y divertida, me quede quieta, como queriendo grabar ese momento para siempre y reírme de él toda la vida.


Yo lo seguí, caminando tranquilamente por todo el aeropuerto, sabía exactamente lo que pasaría y necesitaba, como buena abogada, prepararme para pelear por mis derechos de pasajero seguro. Mi amigo intentaba hacer regresar al avión, yo hable con la chica del mostrador, le explique nuestra situación y como su personal nos había "perdido" en el aeropuerto. La aerolínea nos dio dos boletos para el siguiente vuelo a Cuba, el cual salía ¡7 horas después!, aunque ella nos sugirió salir a conocer Cancún para hacer nuestra espera mas placentera, nosotros ya lo conocíamos, así que nos quedamos en el aeropuerto, ok, la verdad temíamos volver a perder el vuelo y no llegar a Cuba, lo real es que si, ya habíamos vacacionado en Cancún. Después de que nos dieron nuestros boletos, regresamos a la sala de espera, nos sentamos a esperar nuestro vuelo. Vimos la sala del aeropuerto llena, la vimos vaciarse, cientos de personas llegar al país, cientos de personas irse, a mi amigo le salió barba, a mí también XD.


Al final, en lugar de salir a las 3 de la tarde con dirección a Cuba, nos fuimos a las 10 de la noche, nuestra hora de llegada fue a la medianoche. Sin ninguna reservación y sin conocer el país, llegamos junto con otros vuelos provenientes de Europa, charlamos con algunos turistas, en esa espera de la fila, temiendo un poco nuestro infortunio en un país extraño y con tantas historias conocidas fuera de el, una señora delante nuestro -muy grande ella por cierto- y con la cual no charlabamos, estiro su espalda y escuchamos el sonido de los huesos de su columna, mi amigo le dijo: ¿descanso oiga? La señora se lo quería comer, yo discretamente me reí y le dije que no fuera metiche (entrometido), la señora obviamente indignada ignoró a mi amigo; luego, hicimos charla con una chica francesa, él le pregunto cosas sobre Cuba, ella en un perfecto español fue cuando aclaro que era francesa, yo solo hice caras a mi amigo que dejara de importunar a la gente, no funciono, aún así, por fin estábamos en territorio cubano, estaríamos una semana y aún no teníamos un lugar donde dormir.


Salimos del aeropuerto a la zona de taxis, en esa momento, media noche no había más que quedarnos en un hotel caro, un gasto extra, porque según mi investigación, no era una buena hora para llegar a ninguna parte, de los nervios no encontraba las direcciones de los hostales que había encontrado para nuestra estancia en aquel país. No podíamos arriesgarnos a andar toda la madrugada buscando alojamiento, a la mañana siguiente sería otro día, un día hermoso para conocer Cuba, pero eso, eso les contare en la siguiente entrada.


Continuará...



©2018 by Principessa Jackson, mi mundo a través de mis series, mis deportes y mi música. Proudly created with Wix.com