• Principessa Jackson

El día que perdí

Desde pequeña me ha gustado escribir, sin embargo, he tardado mucho en exponer mi trabajo, esperando una oportunidad que parecía nunca llegar, y como muchos, cerrándome a las que se mostraban, algo así como la anécdota del naufrago que Dios le envía la salvación en 3 ocasiones, y las mismas 3 las deja ir, eso pasaba con mi escritura, hace algunos años, por medio de correo enviaba cada cuando pensamientos a mi lista de contactos, perdí el correo por un hacker y ahí quedaron, perdidas en el ciberespacio y en mi memoria, otras ocasiones envié a algunos blogs o paginas especializadas y no me publicaban, y entonces, deje de escribir.


Luego comencé un proyecto, que sigue en eso, en proyecto, pero que he retomado y espero pronto terminar. Un día tome las redes sociales, inicie hilos en twitter, lo deje, así fui intermitente por el camino de las letras, porque a veces en la vida, te desvías con un trabajo para mantenerte a ti y tu familia, y entre el hastío y la monotonía iba quedándose, apagándose el sueño.







Pensando









Hace algunos años, decidí participar en un ensayo político, no lo gane, pero me dieron un lindo reconocimiento, y ahora voy por mi tercer año consecutivo participando, ya quienes lo realizan, por obviedad me conocen y cuando me entregan el reconocimiento, me felicitan y me dio gusto, que aunque por otras situaciones de mi vida laboral me conocen, que en su mirada y abrazo, se notara que les daba gusto verme nuevamente ahí.


El día que perdí, no es este día, ni los anteriores, sino los que se fueron acumulando sin atreverme a seguir mi sueño de escribir, pero este en particular, hoy, al recibir este reconocimiento, me hace reflexionar porque sigo participando en este certamen. En su momento, expresar mis ideas, y si, el premio económico le da un plus a participar, pero fueron mis palabras en una entrevista y la situación de la entrega de recontamiento lo que me hacen escribir esto.


Pedí permiso en mi trabajo para acudir al evento, llegue y nos pasan a un área para entrevistarnos y con eso la gente se motive para los próximos concursos, algunas de las cosas que dije fueron sobre como me gusta que se aliente a la mujer a participar y que los temas igual incluyan algo referente a la igualdad de genero, y dije que me gustaría ver a una mujer ganar, y que obvio esa mujer fuera yo, algunas otras cosas, que no pensé bien, pues como estaba a punto de iniciar el evento me distrajeron y perdí concentración cuando empezaron a hacer ademanes que ya no teníamos tiempo de seguir en eso.


así que como siempre, tome el lugar que año tras año he tomado para recibir mi reconocimiento, escucho mi nombre entre el publico y es una persona que hacia tiempo no veía y me felicito por participar, llego el momento de iniciar, el discurso de la Presidenta del Jurado y luego, el del que fue el segundo lugar, muy elocuente su discurso, un buen discurso, pero me hizo recordar el estilo de escritura de mis ensayos, desde que estudie la abogacía, me decían que era demasiado política para hablar (aunque lo he perdido por los años), y así no son mis ensayos, busco un estilo que la gente que no esta mezclada directamente con la política entienda, pues aunque los ensayos ganadores noto esa parte, creo, que si, son buenos, son estadísticos, son políticamente correctos, pero les falta algo, y es abrirlo hacía la ciudadanía, a los votantes, a que se acerquen con la lectura, pero mi pensar es que se carguen del sentimientos, no novelescos, no minimizando la importancia del estilo de otros, pero si que tengan una esencia que la gente se atrape en las letras, yo me quede atrapada con el discurso del segundo lugar, porque conozco la materia, estudie a los autores citados (en su mayoría), entendí los términos políticos, pero la persona que me acompañaba me dijo: ya me aburrí, me quiero ir.


Y entonces entendí que hoy perdí, que si, que quiero ganar, pero no debo irme por lo políticamente correcto, sino que se descubra esa otra manera de escribir las letras, con los temas políticos, pero que a la gente que no se empapa de los términos quiera leerlo y no los aburra


Y hoy es el día en que perdí, perdí mi miedo a ser diferente, el miedo a no ganar, perdí los límites, perdí el miedo al fracaso, pero con mi esencia, porque en un país como México sino nos comunicamos correctamente seguiremos perdiendo, y ya no podemos perder, debemos empezar un ganar ganar, darle el matiz que corresponde, pero en un lenguaje simple.


Y aunque parece que es tarde para empezar, perdí ese miedo, y por eso inicie este blog, el miedo de que las letras se quedaran en el olvido se perdieron también, pues hubo una persona que siempre me leyó, que siempre me alentó y me sigue alentando, a ella se le han sumado otros y les agradezco, pero sino fuera por ella, por esa amiga que la fortuna me hizo conocer, no estarían leyendo esto, pues a veces es más el miedo al fracaso al primer intento, que ver la cuenta de la lectura que es de 0 a 1, y ese uno se va sumando,


Gracias Maggie




©2018 by Principessa Jackson, mi mundo a través de mis series, mis deportes y mi música. Proudly created with Wix.com